Compost: aireación y humedad


Tanto la humedad como la aireación son imprescindibles para que se reproduzcan y crezcan los distintos microorganismos responsables del proceso. 

El aire y el agua deben competir por el mismo espacio: los poros existentes en el material.  

El término “humedad óptima” representa una solución de compromiso entre la necesidad de humedad para los microorganismos y su necesidad simultánea de un suministro adecuado de oxígeno.

Los niveles de humedad deben ser  altos para asegurar velocidades adecuadas de estabilización microbiana, pero no tan elevados que eliminen el necesario volumen de poros ocupados por aire.    
 
 Partes extraídas de un manual para el compostaje que encontré por Internet y que no pone de donde viene ni quien lo ha hecho... pronto lo compilaré todo para añadirlo a la zona de descargas.
Existe otro punto de contacto entre humedad y aireación. Uno de los objetivos del compostaje es el parcial secado de aquellos residuos que se caracterizan por un elevado contenido de humedad. Para que tenga lugar la evaporación del exceso de agua son necesarias elevadas temperaturas, sólo posibles en el caso de una intensa actividad biológica aerobia, y cuanto más intensa sea esta actividad biológica, mayor será el consumo de oxígeno y, por tanto, más elevada la necesidad de aireación.

Una aireación insuficiente o irregular conduce a la implantación de condiciones anaerobias y, por tanto, a un descenso en la velocidad de descomposición y un aumento de la producción de malos olores, demasiado aire da lugar a un enfriamiento del material y, en mayor o menor grado, a su desecación. 

Cuando se compostan residuos muy húmedos, es una ventaja la eliminación de agua y oportuno, por tanto, un régimen de aireación ligeramente diferente del que sería aconsejable con otro tipo de residuos menos húmedos.

El hecho de que al principio se consigan las condiciones idóneas de humedad, no significa que éstas se vayan  a mantener durante todo el proceso de compostaje. La actividad microbiana conduce al establecimientos de altas temperaturas, por lo que tendrá lugar un descenso de humedad por evaporación del agua.  No es extraño el hecho de que, durante el compostaje de algunos residuos, el descenso de humedad sea la causa de que las velocidades de reacción disminuyan hasta valores inaceptables. En estos casos, debe añadirse agua para que el proceso continúe de forma correcta.


Quizás también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio