Cómo hacer bálsamo para curar tatuajes

Fotografía del bálsamo reparados para tatuajes casero a base de aceites y macerados

Hoy os voy a dar la receta de mi crema casera para cuidar los tatuajes recién hechos, aunque también la usamos para tatuar, ya que tiene una textura muy suave y los ingredientes son ideales para evitar las rojeces y la inflamación, además al no ser tan espesa como la vaselina deja que la tinta fluya con mayor facilidad, por lo que a la hora de limpiar es todo mucho menos engorroso.


Esta receta está inspirada en lo que hoy se conoce como "butter cream", más concretamente en la receta de la marca Hustle Butter Deluxe, pero nuestro bálsamo es una versión de crema para tatuajes mucho más barata que podemos preparar en casa con ingredientes naturales.  De momento es la mejor crema para curar tatuajes que he probado, incluso me gusta más que el Bepanthol y que otras cremas caseras oil/water que he ido probando a lo largo de los años. Si tenéis paciencia e ingredientes os recomiendo que la probéis, porque estoy segura de que quedaréis encantados. 

Como aclaración decir que en realidad lo que vamos a preparar no es una crema, si no un bálsamo o ungüento, pero como mucha gente la llama crema, al final me ha dado por llamarla así.


Materiales que vamos a necesitar:


  • Unos tarros de cristal o envases cosméticos para las cremas
  • Un recipiente para hacer el baño María
  • Una olla
  • Una mini-batidora (opcional)
  • Una paletilla de silicona
  • Alcohol de 96º
  • Papel de cocina
  • Guantes y gafas de protección
  • Una báscula de cocina con precisión de 1 gramo


Para macerar los aceites:



Para el ungüento:


  • Aceite de almendras
  • Nuestros aceites macerados
  • Manteca de Karité
  • Manteca de Cacao
  • Cera de abeja
  • Gel de aloe
  • Vitamina E
  • Propóleo

Los aceites deben macerarse por el periodo de un mes, por lo que si estáis leyendo esto ahora y no los tenéis preparados os aconsejo elaborarlos para poder preparar esta cremita completamente en poco tiempo. Para ir tirando hasta que pase el mes de maceración, podéis realizar una cantidad muy pequeña con aceite sin macerar, que también va bien, aunque os recomiendo que después probéis la versión con oleatos, ya que es mucho más completa.


Aceites con hierbas dentro de unas botellas de cristal

Si ya tenéis preparados los aceites vamos a ello:

Lo primero que haremos es limpiar los tarros, los envases cosméticos y sus tapas y opérculos con un papel de cocina y alcohol de 96º.

Rociando los tarros cosméticos para su limpieza y desinfección

Yo tengo el alcohol en un dispensador de spray, así es mucho más cómodo y gastamos menos cantidad.

Secamos y frotamos los tarros cosméticos para su limpieza y desinfección


Si reutilizáis los tarros de otras cremas os recomiendo lavarlos primero bien con jabón, yo lo hago con jabón potásico y después dejarlos abiertos unos cuantos días dándoles de vez en cuando una pasada con alcohol para que se vayan los olores de las fragancias comerciales, que por lo general suelen ser muy fuertes y persistentes.

Si utilizáis tarros de cristal los podéis esterilizar al baño maría o en el microondas.

Una vez limpios los tarros los dejaremos en un lugar apartado abiertos al aire para que se sequen y para no volver a tocarlos hasta que no los vayamos a rellenar.

Receta bálsamo para tatuajes con ingredientes naturales e instrucciones para su realización


Receta bálsamo en crema para tatuajes a base de aceites y mantecas con ingredientes naturales


Como siempre dejo la receta en porcentajes, para preparar 100 gramos tan solo tenéis que usar las proporciones acordadas en la imagen de arriba. Si queréis preparar el doble multiplicamos por dos y si queréis hacer una cantidad exacta tendréis que calcularlo, si las matemáticas os traen de cabeza, os dejo el enlace a una entrada antigua: Cómo calcular porcentajes de recetas cosméticas. Por cierto, 100 gramos duran mucho, así que tenerlo en cuenta a la hora de prepararlo todo.

En la imagen podemos ver varias botellas con aceites macerados, mantecas, cera y vitamina E

Prepararemos los ingredientes y los iremos pesando según la cantidad que queráis hacer, en mi caso voy a preparar 300 gramos, 100 para usar ahora y los otros dos tarritos para tenerlo listo para regalo o para usarlo cuando se termine, ya que en casa usamos este ungüento bastante, no solo para los tatus.

Pesando el aceite macerado con manzanilla

Como vamos a hacer una cantidad muy pequeña, a penas he preparados 300 gramos, podemos mezclar los aceites, las mantecas y las ceras juntos para ponerlos a derretir al baño María todos juntos, si fuésemos a trabajar cantidades muy grandes os recomendaría primero calentar las mantecas y la cera y después ir añadiendo los aceites, pero en este caso al no estar mucho tiempo la mezcla en el fuego no será necesario. En este punto añadiremos los aceites de oliva macerados con caléndula y manzanilla y el aceite de almendras.


Añadiendo la manteca de Karité deshecha en pedacitos

Una vez pesados y medidos los oleatos y el aceite de almendras continuaremos con los ingredientes sólidos: añadiremos las mantecas. Si las picamos un poquito, para que quede en pequeñas bolitas mucho mejor, así no tardará tanto en deshacerse, hacemos lo mismo tanto con la manteca de cacao como con al de karité y la cera de abeja.

Todos los aceites, mantecas y ceras pesados y preparados para el baño maría

Como podéis ver sólo hemos pesado los siguientes ingredientes: oleatos con aceite de oliva, aceite de almendras, manteca de karité y de cacao y cera de abeja. El resto de ingredientes los añadiremos más tarde.

Recipiente de cristal con los aceites, mantecas y ceras al baño maría

Ponemos la mezcla en un recipiente para hacer al baño maría, si tenéis un recipiente especial genial, si no, podéis usar una jarra como la de la imagen o un tarro de conservas cuyo contenido haya sido esterilizado con calor, así sabréis que el tarro no se romperá, aunque debéis tener la precaución de no exponerlo a temperaturas demasiado contrastadas, ya que, podría romperse (vaya que no lo saquéis de la olla con el agua hirviendo y lo metáis en agua fría para que enfríe, hay que dejarlo enfriar al aire)

Removiendo la mezcla de ingredientes para que se disuelva

Cuando todo comience a coger temperatura ayudaremos a la disolución de la mezcla dándole unas cuantas vueltas suavemente. Veréis que poco a poco se va deshaciendo hasta convertirse en un líquido dorado transparente.

Mezcla disuelta totalmente a 63.5º

Comprobaremos la temperatura, el punto de fusión de la cera de abeja está en torno a los 61º/65º, pero la podemos manejar mientras se vaya enfriando sin problemas, por lo que aprovechando esta cualidad y que esta mezclada con otros aceites, vamos a añadir en este punto el gel de aloe. Yo lo tengo preparado en el congelador en pequeños cubitos, para así poder utilizarlo cuando lo necesite.

Añadiendo el gel de aloe congelado

Según la cantidad de bálsamo para curar los tatuajes que he pesado (quiero preparar un total de 300 gramos) necesito añadir un par de cubitos de gel de aloe, ahora removeremos con la espátula poco a poco para que se vayan deshaciendo e integrando con el resto de ingredientes. Al ser un porcentaje muy bajo de gel de aloe, no necesitaremos añadir ningún conservante al ungüento.

Ayudándonos de la mini-batidora para mezclar

Si tenéis una mini-batidora a pilas podéis ayudaros con ella en esta última fase para ayudar a la unificación de la mezcla.  Eso sí, no la uséis muy cerca de la superficie o terminaréis con todo el área de trabajo salpicada de nuestro bálsamo cicatrizante para tatus.


Temperatura de la mezcla a 42º

Una vez tengamos la mezcla completamente homogénea volveremos a comprobar la temperatura, ahora vamos a añadir la Vitamina E y el propóleo. No es que la vitamina E se fuera a degradar con el calor, por lo menos con las temperaturas que estamos trabajando en este momento, pero a mi me gusta más añadirla al final. El propóleo tampoco es extremadamente sensible al calor, pero yo prefiero añadirlo en este punto.


Añadiendo la vitamina E o Tocoferol y removiendo con la mini-batidora

Ayudándonos de nuevo de nuestra mini-batidora añadiremos y mezclaremos la cantidad de Vitamina E que corresponda.

Incorporando el último ingrediente, el propóleo

También pondremos en este punto el porcentaje de propóleo que corresponda, removiendo con la batidora para que se integre bien. Y por último sólo nos quedará envasar la mezcla en los envases antes de que se enfríe lo suficiente como para hacerse muy difícil trabajar con ella.

Rellenando los envases cosméticos con la mezcla aún templada


Qué podemos conseguir con este bálsamo para el cuidado de los tatuajes:


  • Poder antiinflamatorio

  • Ayuda a la cicatrización

  • Nutre y regenera la piel

  • No corremos el peligro de sobrehidratar el tatuaje como puede ocurrir con las cremas o/w

  • Además con una cantidad muy pequeña podemos cubrir áreas de piel muy extensas

  • Otra aplicación, además de su uso sobre tatuajes recién hechos, es el poder usarla a la hora de tatuar, como comentaba al principio del post, ya que os irá genial para cuidar la piel durante todo el proceso.

Trucos y recomendaciones:


  • Podemos añadir la Vitamina E al calentar los aceites ya que protegen de la oxidación, aunque no vayamos a tenerlos mucho tiempo sobre el fuego.

  • Si queréis que la crema quede más sólida, tan solo tenéis que subir la proporción de cera de abeja restando a los aceites.

  • Yo guardo la crema que estoy usando en la nevera para su mejor conservación, además también produce una mayor sensación de frescor al aplicarla en las zonas a tatuar o tatuadas.

  • Si preparáis más de un tarro y queréis alargar la vida útil de los que no vayáis a usar en ese momento los podéis meter en el congelador, las grasas no llegan a congelarse del todo, pero podemos conseguir que se retrase su enranciamiento, eso sí, os recuerdo que no dura eternamente, calcular año y medio o dos años como muchísimo.

  • Si no tenéis gel de aloe preparado podéis añadir extracto (lo venden listo para usar) o sustituirlo por mayor cantidad de oleato.

  • No os recomiendo añadir aceites esenciales, ya que la piel después de tatuar está muy sensible, además no es necesario, ya que los ingredientes utilizados le dan un olor muy agradable a la mezcla y ella de por sí ya tiene un montón de propiedades.

  • Algunos de los ingredientes que hemos utilizados son sensibles a la luz, por lo que si habéis usado tarros de cristal para su envasado, os recomiendo guardarlos en un lugar oscuro (la nevera y el congelador van divinamente).

  • Este bálsamo también es útil para tratar zonas de piel duras y resecas como pueden ser los talones, las rodillas o los codos, además también actúa de forma satisfactoria sobre eccemas y la psoriasis.

Quizás también te interese...

4 comentarios:

  1. Es una entrada muy interesante. Yo no tengo tatuajes ni intención por el momento pero para la gente que se tatúa o quién se dedica a tatuar esta crema será ideal

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Hola, una consulta: no se separarán las fases al agregar Alóe al una mezcla que sólo contiene aceites (mantecas).....hice algo similar y una vez que se solidificó, me quedo separado una parte líquida y una parte sólida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, con estas proporciones no, supongo que si le subes la proporción de aloe bastante al final termina por separarse, si le quieres subir la proporción de aloe tendrás que añadir a la fórmula un emulsionante, y depende de la proporción quizás también un conservante para evitar la proliferación de microorganismos.

      Si te animas a probarla cuéntame como te fue.

      Un saludo

      Eliminar

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio