Práctica permacultura: saber que tipo de tierra tenemos.

Esta segunda práctica, está basada en una que viene en el libro "Como tratar a la tierra", es decir que no me la inventé yo... Con ella lo que conseguiremos es saber que tipo de tierra tenemos, en que proporciones y si somos algo mañosos podremos deducir como mejorar nuestra tierra, aunque en principio, con cubrir, debería de ser suficiente a largo plazo. Yo tomaré dos muestras para comparar, en una tendré los añadidos medidos y la otra sera solamente de tierra del huerto.

Para proceder necesitaremos lo siguiente:
  • Una muestra de tierra de nuestro huerto.
  • Agua
  • Una botella
  • Algo para remover
  • Un embudo
  • Un envase amplio para mezclar
Un envase amplio, un embudo, algo para recoger la tierra, una botella, algo para remover y agua
Preparando lo necesario para determinar que tipo de tierra tenemos en el huerto.

Primero cogeremos la tierra del huerto, la pondremos en un envase que nos permita remover con facilidad y añadiremos agua.


Primer paso del experimento: coger tierra del huerto, poner en un envase y remover.
Un poco de tierra de nuestro huerto.


Removeremos bien hasta que adquiera una textura uniforme, parecida al chocolate, pero sin churros, aunque cada uno es libre de mojar sus churros donde más le apetezca...

Mezclar la tierra con agua hasta obtener una textura uniforme

 
Después pasaremos la mezcla a la botella con la ayuda de un embudo, yo le he cortado un poco la parte que se introduce en la botella para tener un diámetro superior y que así sea más sencillo.


La botella que lleva menos tiempo en reposo está más turbia
Mezclas de tierras y agua, una más reposada que otra.

Una vez tenemos todo en la botella añadimos agua para igualar las dos muestras y batimos enérgicamente, hasta que salga espumilla.

Ponemos las dos botellas juntas y las dejamos reposar unos días.

Así despues de un tiempo podremos observar claramente los componentes de nuestro suelo.
Se dejan reposar varios días, ahora a tener paciencia.


Como digo anteriormente he hecho dos muestras, en la primera he puesto solo tierra del huerto, de donde tengo ahora plantadas unas acelgas de penca roja. En la otra botella he puesto una parte de tierra del huerto, una parte de arena de construcción, una parte de compost y el agua. Esta segunda botella la he hecho más que nada para poder comparar con algo la botella en la que está la muestra del huerto. La botella de la derecha es la muestra de mi huerto, la de la izquierda es la que preparé yo.

De abajo arriba la materia de la que está compuesta nuestro huerto debería ordenarse de la siguiente manera:

  1. Abajo del todo la arena
  2. después la capa de arcilla, 
  3. mas arriba una capa de humus
  4. el agua 
  5. y por último, flotando sobre el agua los compuestos orgánicos. 

Quizás también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio