Herramientas necesarias para la preparación del jabón

Seguimos preparando el terreno para poder inaugurar la sección de jabones con los deberes bien hechos, hoy nos toca hacer una lista de los elementos que podemos necesitar para fabricar jabón en nuestras casas. Además debemos leer con detenimiento el apartado de seguridad, ya que su fabricación no tiene porque ser peligrosa si se siguen ciertas precauciones y normas de seguridad.

Herramientas necesarias para hacer jabón casero: gafas, guantes, mascarilla, batidora, pesa, espátulas, termómetro digital, etc.


Para fabricar jabón necesitaremos las siguientes herramientas:


Recipientes varios resistentes al calor. Aquí nos pueden ir bien las jarras de cristal tipo pyrex o de plástico duro, como las que se usan para calentar cosas en el microondas. Además cuando aprendamos a preparar jabones podemos separar la mezcla en varias jarras y en cada jarra poner un color para luego hacer dibujos o decoraciones en los jabones. Pero esto es para más adelante, primero debemos aprender a preparar jabones correctamente.

Recipiente para mezclar el aceite con la disolución de sosa, yo los he usado de goma, plástico duro o acero inoxidable. Nunca debemos utilizar aluminio, hierro o plastico blando (como el de las botellas pet). La sosa puede produce reacciones químicas llegando a destruir estos materiales, con el consiguiente peligro para la salud.

Yo uso el mismo recipiente de calentar los aceites para luego mezclar el jabón si estoy haciendo una cantidad considerablemente grande. En este caso lo que uso es una olla express de acero inoxidable que se le estropeó la tapa. Es recomendable que el recipiente sea más alto que ancho, para así minimizar el efecto de las salpicaduras si las hubiera.



También vamos a necesitar:

  • Recipiente para pesar la sosa, yo uso un pequeño bote de plástico para estos menesteres.

  • Recipiente para diluir la sosa, en este caso utilizo una jarra de plástico transparente para ver el proceso, si la sosa se diluye bien, si quedan residuos, etc.

  • Recipiente para mezclar la sosa y los aceites, en mi caso esto lo hago en la olla de acero inoxidable que os comentaba más arriba, pero por el verano, cuando le cuesta un poco más enfriar, suelo pasar a una jarra de plástico grande transparente los aceites y hago la mezcla en ella cuando alcanzan la temperatura ideal. 

  • Báscula de cocina con una precisión mímima de un gramo ya que las recetas están calculadas al milímetro y la exactitud es lo que nos ayudará a obtener los resultados esperados.

  • Utensilios para remover: Lo que mejor funciona son las paletas de silicona, podéis tener varias de diferentes tamaños si os es más cómodo. Los utensilios de madera también son válidos, pero a la hora de rebañar la mezcla para introducirla en el molde, es mucho mejor un utensilio flexible, además suelen ser desmontables y esto ayuda a su limpieza. Tampoco usaremos para remover utensilios de aluminio, hierro o plástico blando.

  • Termómetro de cocina. Estos termómetros son especiales porque nos dan una lectura rápida de la temperatura, además aguantan las bajas y las altas temperaturas que es para lo que los necesitamos. Así que no useis un termómetro de mercurio de los de la fiebre. Además se podría romper y contaminar toda la mezcla.El termómetro es un aliado fundamental, pues conociendo las temperaturas antes de proceder a emulsionar garantizamos que no haya problemas a la hora de remover y después cuando el jabón debe reposar y alcanzar una temperatura óptima para su saponificación. Yo he visto gente hacer jabón sin termómetro, pero si queremos estar seguros de que la mezcla saldrá bien, de que los ingredientes conservarán todas sus propiedades y de que no encontraremos grumos o separación de fases de los ingredientes, lo más importante es usar termómetro. Una temperatura alta es igual de dañina que una baja.

  • Batidora. La batidora nos facilitará un montón el trabajo, pero no debemos abusar de ella, pues a veces parece que la emulsión está hecha y debido a la velocidad al mezclar quedan algunos aceites sueltos que pueden dar un aspecto feo al jabón en el mejor de los casos, o poniendonos drámaticos, podrían estropear por completo una tanda. También si nos excedemos con el uso de la batidora podríamos volver a separar los componentes después de obtener la traza, y en este caso no hay nada que hacer, se debe desechar la mezcla con la consiguiente pérdida económica y de tiempo.La batidora debe ser potente, como mínimo 300W, si no, el motor se quemará. Yo tengo una de 900W con 12 velocidades, pero para empezar no es necesario gastarse un dineral en los utensilios.

  • Moldes para verter la mezcla. Podemos usar moldes de silicona, ya que son fáciles de encontrar, de desmoldar y de limpiar, además suelen venir con alguna decoración que nos dejará la pastilla de jabón bonita con un mínimo esfuerzo. Aunque personalmente prefiero los moldes de madera, más caros, pero más efectivos si nos vamos a dedicar a ello con asiduidad. Los moldes de madera conservan mejor el calor que los moldes de silicona, son ideales para utilizar en invierno y nos permiten decorar las pastillas a nuestro gusto. Eso sí, cada vez que vamos a usarlos debemos de invertir un poco de tiempo en su preparación, ya que deben ser forrados con un material anti-adherente, como puede ser el plástico, la goma eva o introducir un molde de silicona a la medida en el interior del de madera o untarlos con vaselina para poder desmoldar bien y no estropear las pastillas en el último paso.Yo utilizo de los dos tipos, dependiendo un poco del tipo de jabón, la época del año, las preferencias del momento, etc.

  • Utensilios para cortar el jabón. Debemos de disponer de un utensilio para cortar el jabón que nos sea cómodo trabajar con el. Podemos usar un cutter o un cuchillo, aunque los cuchillos por lo general tienen la hoja muy gruesa y suelen estropear el acabado del jabón, llegando incluso a romper las pastillas. Yo tengo una espátula para cortar que compré en la ferretería, además de un accesorio de madera para equilibrar el corte. Recientemente adquirí también un cortador ondulado que da un efecto muy bonito a las pastillas de jabón.

  • Rollo de film transparente, nos servirá para tapar los moldes llenos de jabón, así ayudamos a que no se escape el calor que produce la reacción en los moldes.

  • Un lugar para dejar reposar el jabón durante aproximadamente un mes para que termine de curar (completar el proceso de saponificación y evaporar todo el agua). Lo podeís hacer en unas cajas de fruta de plástico forradas con tela o en cajas de cartón de zapatos que taparemos con telas para que ventilen. Lo importante es que no les de la luz del sol directamente, pues podría dañar la coloración de los jabones o incluso, si el sol es muy fuerte, derretir o deformar los jabones. 

  • Otros:
      • Una o dos mantas viejas para abrigar los moldes durante al menos 24 horas.
      • Vinagre: nos ayudará a limpiar las salpicaduras de jabón y a neutralizar una quemadura si la hubiera.
      • Un hule o periódicos viejos para tapar la superficie de trabajo.
      • Paños para limpiar.

  • Utensilios para protección: 
    1. Gafas de plástico: para proteger los ojos de las salpicaduras, es muy importante llevarlas durante todo el proceso.
    2. Guantes: de goma, latex, vinilo… Los que os sean más cómodos, yo al principio usaba unos de fregar, pero ahora suelo usar los desechables, me duran tres o 4 veces y me es más cómodo trabajar con ellos. También deben permanecer durante todo el proceso puestos.
    3. Mascarilla: existen varios tipos de mascarillas, para hacer jabón de forma esporádica en lugares bien ventilados, dicen los expertos que no es necesario, antiguamente la gente hacía jabón sin mascarilla, pero para curarnos en salud la vamos a tener puesta durante el proceso de disolver la sosa.
    4. Bata o delantal: también nos puede servir ropa vieja destinada únicamente para elaborar los jabones. No es recomendable usar cosas de manga corta, ya que la sosa y el jabón en el proceso de saponificación queman.
Podeís leer más obre temas de seguridad y recomendaciones para hacer jabón en el enlace que hay al principio de este artículo.

Pronto subiré nuevas recetas para hacer jabones en casa, si no quieres perderte nada puedes apuntarte abajo para que te llegue un correo cada vez que publique nuevo contenido, eso sí, acuérdate de confirmar el correo de activación :)

También puedes seguirme en mis redes sociales:
Pinterest, Google+, Twitter o Instagram.

Quizás también te interese...

7 comentarios:

  1. Una entrada muy completa y muy útil para iniciarse en estas labores

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Hola, pasando a ver tu entrada, me llamó la atención el titulo, y de verdad excelente explicación, gracias por compartir.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas, espero que sea de utilidad :)

    ResponderEliminar
  4. Hola Marta! Qué generosa eres compartiendo tu experiencia, es impresionante la entrada que has preparado,la has estructurado de forma muy clara e interesante, y dan unas ganas enorme de empezar a preparar jabones! Estoy muy pendiente de esas recetas que nos vas a enseñar!
    Un besito guapa, te deseo un feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te interesa el tema estate atenta porque esto es solo el principio :)

      Eliminar
  5. Holaaa, biennn, buena entrada sí señora. Hay que tener mucha precaución al hacerlo, está muy bien explicado.
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa!!! Ya he preparado el jabón con aceite de girasol, lo tengo curando... Ha quedado mucho más blando que el de oliva, pero aún no puedo decir nada de como se comporta cn las manchas y con el agua... Iré informando :)

      Eliminar

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio