Dejando el consumo diario de azúcar

Como dice la canción:

"Me estoy quitando lere, me estoy quitando lara, solamente me pongo en vez en cuando..."

Hoy toca una entrada un poco diferente, ya que en lugar de hablar de cocina, huerto, plantas, cosmética o cualquiera de los temas del blog acostumbrados, voy a hablar un poco de mi y mis costumbres, creo que eso era un poco lo que le faltaba a este blog... Tampoco tengo pensado abusar y contaros mi vida cada pocas entradas, pero si que de vez en cuando compartiré mis inquietudes, experiencias y pensamientos, esperando, que podamos debatir e intercambiar opiniones.

Caramelos y golosinas están cargadas de azúcar refinado.
¿Quién dijo que no comemos por los ojos?


Pues sí, he dejado el consumo diario de dulces, no es nada personal en contra de los productores de azúcar, es solo que desde hace unos años me dio por empezar a leer las etiquetas de los alimentos disponibles en el super y me fui dando cuenta que había un par de cosas que, en la mayoría de los casos, no debería estar ahí. Una es el azúcar, la otra la sal.

No me entendáis mal, no digo que no debamos consumir azúcar, solo digo que el abuso puede traer problemas a largo plazo, y en mi caso prefiero evitarlos, sobre todo si el consumo de azúcar se hace de manera inconsciente, ya que por lo general los consumidores tendemos a tener fe en los productores de alimentos y si una marca es conocida, es "porque es buena". Si, si... Se nos olvida todo el tema del marketing, la competencia de precios con sus consecuencias invisibles a primera vista, el envasado atractivo que nos hace desear un producto en lugar de comprarlo por su verdadero valor o rendimiento... Pero ese es otro tema y debe ser contado en otra ocasión.

Azúcar blanco o refinado
Para el café, el té, el yogurt...

Precisamente porque me dí cuenta de que no solo consumía azúcar cuando yo me lo proponía, en actos como endulzar un yogur natural o un café, fue por lo que tomé esta decisión. Y no creáis que es la primera vez que lo intento... Eso sí, es la primera vez que estoy obteniendo resultados y soy capaz de mantener mi voluntad por encima de mis deseos de endulzamiento. ¡Ya van tres semanas! ¡Yuhuuu!
Supongo que el paladar se acostumbra a unos determinados sabores y luego es difícil sacarlo de ahí, ya lo decía Aristóteles:
Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta.
Así que madres con niños pequeños preocupadas por su alimentación... Tenerlo muy en cuenta, que yo cuando empecé a vivir sola era de las que tomaba azúcar con un poco de café y luego me dió por ponerle azúcar a todo.

Y como consecuencia ahora tengo que desandar lo andado y creerme que, por lo menos en mi caso, es mucho más difícil quitarse una costumbre que agregar una nueva al modo de vida que llevamos. para quitarse un vicio o adquirir un habito nuevo, según un monje budista del que no recuerdo su nombre, debemos mantener esa nueva rutina por 21 días seguidos.

Y como ya han pasado esos 21 días sin endulzar alimentos ni consumir alimentos con azúcares añadidos me decidí a escribir esta entrada en el blog.

Pero... ¿Por qué llegue a tomar esta decisión?


Lo que me empezó a mosquear, y mucho, era el ver como parte de los ingredientes de muchísimas cosas, como patatas, embutidos, cacao en polvo, refrecos, etc. Contenían grandes cantidades de azúcar. Os dejo unos ejemplos a continuación en imágenes, al final del artículo podéis encontrar varios enlaces que he considerado interesantes y que os darán más información sobre el tema.


Etiqueta de refresco de Mexico
Este refresco contiene 16 gramos de azúcares por 200ml

Etiqueta bebida carbonatada
Esta bebida carbonatada contiene 27 gramos de azúcares por 250ml

Etiqueta de yogur de frutas
Este yogur contiene 4,5 gramos de azúcares por cada 100g

Este cacao soluble contiene 77,4 gramos de azúcares por cada 100g

Cuando por casualidad llegué a ver en un documental de la noche temática en el que tras varios estudios con ratones de laboratorio comparaban el azúcar con la cocaína debido a la adicción que causaba... ¿Enserio? Ahí fue cuando empecé a concienciarme, pero no a tomar cartas en el asunto, o por lo menos no de manera seria. Fue cuando empecé a leer las etiquetas de todos los alimentos que obtengo del super cuando me dije a mi misma ¡Basta! Y eso que me considero afortunada, pues hasta ahora he tenido un huerto, pollos y gallinas, por lo que iba al super más bien poco, o solo a por las cosas que no me daba la tierra. Ahora estoy en un grupo de consumo de aquí de Pola y me traen verduras frescas cada semana, por lo que sigo siendo afortunada pero aún así sigo fijándome muy bien en todo lo que tengo que comprar envasado.

Cantidades de azúcar que contienen los refrescos de cola según su tamaño.
Una imagen vale más que mil palabras.

Hasta ahora, si habéis llegado hasta aquí leyendo, podéis pensar que el azúcar se encuentra solo en lo que se considera como "comida basura" y de forma ingenua podemos pensar que si compramos otros comestibles que a primera vista parecen más sanos, podremos librarnos de las cadenas del azúcar... ¡Y nada más lejos de la realidad!


Cantidad de azúcar en un zumo de naranja envasado
¡Toma zumo de naranja natural con azúcares añadidos!

Hay que puntualizar varias cosas en este momento:

  • El zumo de naranja natural recién exprimido de una naranja contiene fructosa, que es un tipo de azúcar que se encuentra de manera natural en las frutas, algunas verduras y miel. Por lo que siempre es recomendable tener estas cosas en cuenta si se tienen trastornos como la diabetes.
  • Si en la etiqueta pone néctar de naranja, debemos leer entre líneas y comprender que un néctar de frutas se obtiene a partir de subproductos de las frutas, saborizantes y azúcares, por lo tanto y en mi humilde opinión, de sano tiene más bien poco y no tomarlo en lugar de porciones de fruta.
  • La etiqueta ligth o bajo en grasas no exime al producto de contener azúcar ¿WTF?
  • La etiqueta rico en fibra tampoco nos libra del azúcar, ni tiene nada que ver, en muchas ocasiones con los alimentos integrales.
Antes de terminar y hacer una última puntualización os dejo el documental completo para ver online: Sobredosis de azúcar. 


Sinopsis: El 80% de este ingrediente está oculto en los alimentos cotidianos, como los "saludables" cereales de desayuno, yogures, refrescos o comidas preparadas. Según los expertos el consumo de azúcar se puede convertir en una adicción. Para algunos médicos, el azúcar es tan peligroso como los cigarrillos, y la causa principal de una serie de enfermedades graves, como la obesidad infantil, la diabetes, enfermedades del corazón, hipertensión y muchos cánceres comunes. Sin embargo el lobby del azúcar niega cualquier relación entre azúcar y enfermedades.

Mi nota final es la siguiente:

No soy partidaria de defender las ideas a muerte, siempre estoy abierta a opiniones y críticas constructivas y lo que es más importante no soy ninguna experta en el tema, pero considero necesario que la gente estemos informados de las cosas. Y lo que es aún más importante, que sintamos curiosidad por informarnos, investiguemos desde diferentes puntos de vista y seamos capaces de utilizar nuestro sentido crítico para elaborar nuestras propias opiniones acerca de las cosas.

Yo no he dejado de consumir azúcar al 100%, me he deshabituado eso sí y ahora voy a controlar lo que consumo, ya que como decía al principio, no me gusta consumir cosas de manera inconsciente.

Agradezco críticas, comentarios y opiniones diferentes a la mía.



Lugares interesantes que quizás quieras visitar después de leer este artículo:








Agradecimientos fotos:





Quizás también te interese...

6 comentarios:

  1. Holaaa, muy interesante esta entrada. Ya veré el documental mañana por la tarde que tendré más tiempo. Los dulces, como todo, hay que tomarlos con moderación, sobre todo los alimentos procesados que contienen azúcar añadido. Y lo de que crea vicio es verdad, para eso es. Cuantos más dulces comes más necesitas. Hace años que no me tomo una coca cola, hace mucho que escuché que contenía diez terrones de azúcar, alucinas! y cuando empezó a circular por los blogs el pollo a la coca cola me ponía mala. Hasta un día que le dije a una bloguera que era malísima por su alto contenido en azúcar me contestó, acaso no haces nunca una tarta de manzana? Es totalmente distinto. De vez en cuando hacer un dulce y tomar una porción no pasa nada, pero la coca cola se toma más que otros muchos alimentos.
    Yo me he quitado casi por completo, y mi cuerpo lo agradece y me lo dice. De vez en cuando hago un dulce y se comparte. Las chucherías me pasan de largo y no compro jamás bollería industrial pues mi marido no puede comer grasas. Así las cosas, aplaudo esta entrada para concienciar del uso abusivo del azúcar. Ah, el café con leche endulzado con miel natural está buenísimo y tiene azúcares naturales presentes en la miel. Todo alimento.
    Un besooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa!

      Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario. Nosotros en casa de vez en cuando también hacemos tus tartas de manzana jijiji o bizcochinos o algún capricho de domingo, como le decimos nosotros. Y para nada tiene que ver el consumo de refrescos azucarados con un buen postre casero, lo primero que en el postre controlas tú la cantidad de azúcar blanco, moera o miel que le pones... Y lo segundo que sabes que se lo estás poniendo!! Que para mi es lo más importante, ser consciente de lo que haces y en este caso de lo que comes.

      Cuando yo era pequeña, en mi casa me dejaban tomar Cola los domingos o en ocasiones especiales (cosa que en su momento me enfadaba pero que ahora agradezco un montón), a mi me encantaba ir a casa de unos amigos que tenían cola en la nevera siempre y además podían beber la que quisieran todos los días de la semana!! No veas como me ponía de morada cuando me invitaban...

      Otra cosa que me llamó muchísimo la atención y que voy a probar con mis manitas, para saber hasta que punto es cierto es el tema del óxido y la Cocacola... No sé si has visto los vídeos que circulan por Internet, pero dicen que es capaz de limpiar el metal oxidado dejándolo nuevo. Si es cierto y me funciona, tendré que mirar a ver porqué...

      Por regla general consumo miel, pero hace tiempo que no la encuentro en los mercados y la del super no me gusta nada, la cuecen para que no se cristalice y es ahí cuando pierde las propiedades... Así que de momento me quedo con mi té negro sin azúcar, que ya le he pillado el gusto ;)

      Gracias por tu visita y palabras!!! Se siente una un poco mejor sabiendo que no es la única.

      Besin!!!!!

      Eliminar
  2. Tienes toda la razón Marta, me ha gustado mucho tu post y te deseo lo mejor para que alcances el objetivo que te has propuesto que no es para nada fácil.

    Muchos alimentos ya tienen los azúcares naturales como has mencionado y aún así añaden más azúcar y no solo eso sino que añaden azúcar sintética en algunos alimentos.

    Si miras las etiquetas de todo lo que compras realmente te pones malo solo el pensar comer después eso, pero la mayoría de la gente no lo hace, y se debería por salud.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo suelo leer todo en el supermercado, cojo algo de la estantería, lo leo, me pregunto a mi misma si realmente merece la pena llevarse eso o no y luego lo dejo o lo comparo con otras cosas...

      Yo tengo la suerte de que hay una chica cerca que me trae verduras frescas de su huerto todas las semanas, además de que los sábados se pone un pequeño mercao en la plaza y puedes ir a comprar otro tipo de productos de mejor calidad y además de cercanía! Al principio resulta difícil, pero cuando uno se lo propone y además su cuerpo le recompensa con una sensación de fortaleza y bienestar... ¿Quién se puede negar?

      Tienes razón cuando dices que uno se pone malo cuando lee las etiquetas... por suerte en casa cocinamos mucho y compramos poco elaborado, pero no sé como lo hará la gente que no tiene tiempo para ello.

      Gracias por tu visita y comentario.

      Nos leemos :)

      Eliminar
  3. Has puesto el dedo en la llaga. Ya le ponen azúcar hasta al pan. Es muy difícil evitarlo. Mi principak problema es el café, que son azúcar no me entra. He buscado alternativas, como la stevia, el sirope de agave, el azúcar de arce, pero o no dan el pego o son carísimas. Habría que exigir a las empresas alimentarias que dejen de usarlo y que no falseen, porque muchas usan almidón de maíz modificado, que no deja de ser un tipo azúcar.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi lo que más me chocó fue ver azúcar en ingredientes cárnicos, como hamburguesas o pechugas de pollo empanadas O_o

      En cuanto a las alternativas tienes razón que no saben igual... pero al final el paladar se acostumbra, yo ahora mismo estoy desayunando un té con miel de castaño que es super fuerte, pero lo dicho, al final te acostumbras :)

      Un saludo y gracias por tu comentario.
      Nos leemos.

      Eliminar

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio