Receta: patatas con repollo y huevo cocido

Una versión #vegetariana  de la #receta que hicimos hace unos días... Aunque en este caso el plato es caldoso. Para los fríos días de invierno no hay nada mejor que un plato cargado de carbohidratos, antioxidantes, proteínas, minerales y pocas grasas. Comer sano no tiene que ser más complicado, ni más caro ¿No creéis?

Si buscas una versión con carne y más grasa puedes ver nuestra receta anterior: Repollo picudo con huevo, ajo y chorizo.





Ingredientes:

  • Un cuarto de repollo rizado
  • Dos patatas grandes
  • Dos zanahorias grandes
  • Dos huevos
  • Un puerro


Lo primero que debemos hacer es cortar el puerro en láminas y añadirlo a la olla previamente untada con un poco de aceite de oliva, dejamos que se dore a fuego lento. Mientras tanto aprovechamos para pelar las patatas y cortarlas en pedazos, cuanto más pequeños sean esos pedazos menos tiempo van a tardar en cocinarse. Pelamos y cortamos también las zanahorias.

Cortaremos el repollo en tiras del tamaño deseado y reservaremos para añadirlo al final de la cocción, así no estropearemos su textura ni su sabor y mantendrá mejor las propiedades. Siempre digo que cocinar las crucíferas en exceso es un error... Y por eso tienen tan mala fama.

Añadiremos las zanahorias y las patatas a la olla con el puerro y cubriremos con agua, no debemos poner agua en exceso, pues después nos sobrará un montón y el caldo estará menos concentrado. Taparemos la olla con una tapa para acelerar el proceso y evitar la perdida excesiva de agua.

Ponemos a cocer los huevos en otro cazo, si los huevos son de casa, lo mejor es esperar a que hierva el agua y después añadirlos con una cuchara con cuidado de que no se rompa la cáscara, pues a veces van sucios y su cascara es tremendamente porosa, pero esto lo explicaremos más tranquilamente en otro post, lo que nunca se debe hacer es lavar los huevos si vienen sucios.

Cuando tengamos las patatas casi a punto añadiremos el repollo en la olla y volveremos a tapar, no hace falta ni remover, pues el agua y el vapor harán el resto y cocinarán suavemente la verdura. Pasados unos minutos podemos retirar del fuego y servir en los platos, donde añadiremos además el huevo cortado en pedacitos.

Si quieres consultar las propiedades del repollo puedes leer uno de nuestros artículos antiguos: Más que alimentos: propiedades de las coles. 


Si te ha gustado la receta la puedes compartir en tus redes sociales :)

Quizás también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio