Mi perro se ha quedado ciego. Pequeña guia de convivencia con un perro ciego, trucos y recomendaciones. Parte I

Mucho tiempo estuve dudando si era una buena idea o no hacer una entrada sobre esto en mi blog por varias razones: una de ellas es que no me suele gustar el hábito que se tiene a veces de contar la vida de buenas a primeras, otra de ellas es que no me gusta que sientan lástima por mi perra, pues creo que ha llevado una vida feliz y a pesar de haberse convertido en una perra ciega bastante joven, creo que ha podido disfrutar de un montón de cosas con sus otros sentidos restantes... Pero después de  darle un montón de vueltas al tema y de unos cuantos años conviviendo con Chusti me he dado cuenta de que he aprendido un montón de cosas que pueden ser de utilidad a personas que tengan que vivir con un perro ciego.

Perro ciego de excursión por la montaña
Aunque no pueda ver, nuestro perro puede descubrir un mundo de olores y sonidos a su alrededor.

Chu es una perra mestiza, ahora tiene 14 años, pero se quedó ciega a los 6 ó 7 años. Su causa fue un glaucoma que afectaba a los dos ojos y que fue poco a poco quitándole la visión. Los perros con glaucoma se pueden distinguir porque tienen los ojos hinchados debido a la hipertensión intraocular, además suelen tener una especie de nube que les hace borrosas tanto la pupila como el iris, en el caso de Chu eran una especie de nubes azuladas, pero he visto otros perros con otro tipo de glaucomas que les hace incluso tener unos ojos preciosos, dentro de lo que cable, claro. Además suelen tener las venas situadas en la parte blanca de los ojos rojas e inflamadas, estas por regla general no se pueden apreciar a primera vista.

Perro con glaucoma sin operar
Otro síntoma del glaucoma en perros es el lagrimeo constante de los ojos.

Para saber si nuestro perro tiene glaucoma debemos acudir a la consulta del veterinario, pues se debe medir la presión intraocular, el glaucoma hace que aumente la presión interna del ojos hasta dañar el nervio óptico, en la mayoría de los casos el proceso es irreversible, pero si podemos diagnosticarlo a tiempo tenemos más posibilidades de que los ojos de nuestro perro respondan de manera positiva a los fármacos.

El glaucoma se puede deber a diversos factores, en nuestro caso tras varias pruebas, creímos que se debía a una predisposición genética, pues Chu no tenía diabetes ni otro tipo de problemas que podrían haber degenerado en la perdida de visión.


Mi perra ciega y yo.
Aquí ya se podía ver el inicio del ojo empañado en color azul

No recuerdo el nombre de las gotas que aplicaba a Chu en los ojos, pero recuerdo que eran de dos tipos y que las tenía que conservar en la nevera y administrarlas cada 8 horas. Además de eso le había preparado una pócima casera con hierbas naturales, no recuerdo la formula exacta, pero contenía manzanilla, milenrama y alguna hierba que por sinergia reforzaba las propiedades hipotensoras y antiinflamatorias de las anteriores; esto combinándolo con una dieta en la que introduciamos pequeñas porciones de zanahoria, manzana y arándanos, ayudaron a frenar el avance, pero a pesar de todo, al cabo de un par de años Chu perdió por completo la vista. A veces pienso que no es necesario decir ciertas cosas, pero por precaución añado una anotación: hay alimentos que para los humanos son válidos pero que en los perros pueden hacer mucho daño, así que antes de variar la dieta de nuestro animal, primero consultemos con un veterinario. Lo mismo podríamos decir del caso de las hierbas y plantas medicinales aplicadas a tanto a los perros como a los gatos, cercioremonos antes de andar experimentando de que no van a tener ningún efecto negativo.

Perro ciego disfrutando de la primavera
Hay un mundo sensorial a nuestro alrededor del que disfrutar en primavera

Algunas pistas que nos pueden ayudar a saber si nuestro perro se esta quedando ciego son las siguientes:

  • En el paseo camina despacio y desconfiado, casi siempre con la nariz pegada al suelo.
  • Tiene problemas al pasar de zonas muy luminosas a muy sombrias (se detiene en seco, cambia el ritmo, no quiere pasar por las sombras, etc.)
  • Le resulta difícil jugar con nosotros, no encuentra sus juguetes.
  • En las zonas abiertas parece no distinguirnos hasta cuando le llamamos.
  • Suele tropezar con los escalones, le cuesta bajar escaleras.


Además, podemos observar a nuestro perro para saber si tiene alguna alteración en los ojos, yo en Chu pude ver lo siguiente:

  • Lagrimeo y secreción en los ojos, lagañas abundantes.
  • Aparición de nube azul, al principio muy poco marcada que se iba acentuando con el tiempo.
  • Venas de los ojos inflamadas.

Perro ciego corriendo por la playa
Cuando pasa el periodo de adaptación nuestro perro puede volver a hacer vida normal, incluso correr en espacios abiertos.

Como el post me va a quedar muy largo, he decidido dividirlo en varias partes, en la siguiente explicaremos algunas técnicas y consejos para afrontar la nueva situación con nuestro perro ciego.

La paciencia es una virtud y aquí nos va a ayudar un montón, no solo con nuestro amigo de cuatro patas, si no con la gente, que a veces resultan más desesperantes que el verdadero problema en sí. Espero que si tienes un perrito/a ciego/a este artículo te pueda servir de ayuda.



Quizás también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio