Flora espontánea: Viola odorata.

Las violetas silvestres (viola odorata) inundan nuestra pradera por estas fechas. Se encuentran en la zona más sombría de la finca, que curiosamente es la que está situada mirando al sur, pero durante el invierno, debido a la altura del sol y a una barrera de coníferas muy densa, este no puede calentar la tierra como lo hace con la otra mitad de los pastos. Suponemos que esta es una de las razones por las que las violetas han decidido crecer y reproducirse en esa porción del terreno que también está repleta de celidonia menor.

Fotografía de las flores de las violetas silvestres
Escondidas entre el resto del pasto las violetas alegran los campos con sus hermosas flores moradas


En la cultura tradicional se la ha venido usando para diversas afecciones relacionadas con el sistema respiratorio, cefaleas, infecciones urinarias, eczema, reumatismo, etc.

Sus flores además contienen un aceite esencial muy perfumado utilizado para aromatizar lugares y en la elaboración de fragancias. Hay que comentar que las variedades cultivadas para adornar en los jardines de grandes flores son inodoras, por lo que no se podrían utilizar para dichos menesteres.


Detalle de la flor de viola odorata o violeta silvestre
"Viola-odorata-closeup" by TeunSpaans - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Otra de las características de sus hermosas y delicadas flores es que contienen un pigmento orgánico, la violarrubina, por lo que cuando las usemos para algún menester, ya sea culinario o cosmético posiblemente nos tinte suavemente la mezcla. Como uso gastronómico destacamos los caramelos de violetas típicos de Madrid, yo los recuerdo por su característico aroma y sabor encapsulado en esas cajas metálicas que solía encontrar en casa de las abuelas. También son comunes las violetas cristalizadas o escarchadas, que podemos obtener en casa siguiendo unas delicadas instrucciones y que emplearemos para decorar repostería.

La violeta es una planta nativa de Europa y Asia que ha sido introducida en América. Por lo que, si no nos crece espontáneamente en nuestras huertas o jardines, podemos introducir unas matas en las zonas más sombrías, donde nos alegrarán con sus hermosas flores los finales del invierno y principios de primavera, además las violetas alimentan con sus hojas diferentes tipos de orugas de mariposas como la Lunares de Plata (Argynnis aglaja), la Adipe (Argynnis addipe), la Sofía (Issoria lathonia), la Boloria selene y la Boloria dia, que no harán daño al resto de los cultivos y que contribuirán a mantener la biodiversidad.

Argynnis aglaja, posible polinizador de nuestros huertos


Para uso medicinal se recolecta toda la planta, desde mediados hasta finales de primavera. Hojas, flores y rizomas se dejan secar extendidos en capas delgadas en un lugar sombreado y ventilado.



Ilustración antigua de la planta y flores de la viola odorata
"41 Viola odorata L" by Amédée Masclef - Atlas des plantes de France. 1891. Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons.


Para aprovechar las propiedades de esta planta podemos hacer una maceración en frío con sus flores a razón de una cucharadita por taza de agua, una infusión o una tintura. En algunos libros hablan de un jarabe expectorante que se hacía con las flores y que se recetaba a los niños, pero no hay información concreta.

En uso externo podemos tratar de aliviar inflamaciones o eczemas mediante compresas, cataplasmas, ungüentos, jabones, etc.








Quizás también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio