Así esta el huerto a día de hoy...

Por estas fechas hay cosas que ya no se pueden sembrar y otras cuantas que están empezando a dar frutos, aunque todavía hay que esperar a que maduren, como los tomates o los pimientos. Este mes es de transición, en el que terminamos de coger las últimas lechugas de primavera y pasamos a recolectar las de verano, en este caso las dos únicas variedades resistentes al verano son la hoja de roble y la maravilla de verano, el resto de lechugas espigan con mucha facilidad debido a las temperaturas y la larga exposición a la luz solar, por lo que habrá que esperar a finales de esta estación para volver a sembrar.

Lechuga reina de mayo. No cultivable en verano
Lechuga hoja de roble. Se puede cultivar en verano
 Lechuga maravilla de verano. REsistencia a la subibda de flor

Cultivamos las lechugas entre las cebollas por varias razones, entre ellas el ahorro de espacio, de agua y porque son dos cultivos que no se perjudican el uno al otro con unos intervalos de recogida muy diferentes.


 

Tomates, pimientos, berenjenas, lechugas y cebollas en un invernadero inspirado en la permacultura

En el invernadero seguimos las mismas pautas y mezclamos diferentes plantas y familias botánicas, además añadimos caléndula, clavel de indias y manzanilla para proteger los cultivos.

Flor de tomate.
Tomates, lechugas y cebollas del exterior.

Como se aprecia en la fotografía superior los cultivos de exterior están más atrasados, pues se han sembrado más tarde y las condiciones no son tan ideales como a cubierto.

Continuamos con algunas frutas:

Cerezas silvestres madurando a finales de junio

Grupo de manzanas engordando en junio

Algunas peras creciendo en junio

Ciruelas amarillas aún engordando en junio

Ciruelas rojas aún verdes y ácidas en junio

Y por último unas fotos de dos de nuestras trabajadoras más afanosas:

Gallina trabajando

Gallina en su tiempo libre, después de poner huevo.

Gallina en su tiempo libre, después de poner huevo.

Gallina en su tiempo libre, después de poner huevo.

Gallina en su tiempo libre, después de poner huevo.

Gallina en su tiempo libre, después de poner huevo.

Nuestra política de empresa con nuestras empleadas es muy estricta ya disponen de más de 3000m2 para realizar correctamente su trabajo, hasta el medio día permanecen en un gallinero con más de 12 ponederos a su disposición, una vez los capataces revisamos los ponederos y recogemos un mínimo de huevos, se les permite salir a pasear hasta la puesta de sol, siendo ellas mismas las que vuelven al gallinero y se suben al palo de dormir para esperar a que las cerremos con llave para evitar trágicos accidentes nocturnos.

Quizás también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio