Nuestra nueva amiga: la cabra

Hace unos días encontramos en el pueblo una cabra blanca grandota que iba arrastrando una cadena... Avisamos a una vecina para saber si sabía de quien era la cabra y tras las pertinentes llamadas dijeron que vendrían a recogerla por la noche, con lo que fuimos despacito hacia la cabra... cogimos un extremo de la cadena y para mi sorpresa, enseguida se acercó a nosotros haciendo un agudo "beeeeeeeeeee..." que para lo grandota que era y la fuerza que tenía le quedaba bastante cómico.

 

Cabra vecina con cubo de agua

Tras llevarla despacito hacia nuestra finca mientras se iba parando a comer todos los rosales (con lo que me ha costado que estén así de bonitos!) la metimos dentro de la finca atada a un árbol, para ver si nos limpiaba una zona en la que queremos sembrar... el caso es que no solo no se comió la hierba... si no que estuvo degustando los brotes del manzano a dos patas como si de un bufete libre se tratara... Dadas las consecuencias decidimos sacarla al prao que nos han cedido fuera y dejarla en un arbolote desde el que puede llegar a un montón de maleza, que parece que es lo que mas le gusta. Le pusimos un cubo con agua para que pueda pasar la comida y ale! Ahí sigue esperando a que alguien la recoja.

Inquietantes ojos de cabra




Quizás también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio