Otros usos del té

Tea leaves steeping in a zhong čaj 05El , además de utilizarse para tomarse en la hora de la merienda, o el desayuno, según el sujeto consumidor de dicha planta, tiene otro tipo de usos menos conocidos que expondremos más abajo. Y ya que por curiosos perderemos el tiempo leyendo este artículo, no os preocupéis, pues si al final de dicho artículo sentís los ojos cansados, un antiguo remedio era hacer baños de los ojos en té, no hay que mencionar la temperatura, pero por si las moscas, para que podáis continuar con la lectura, diremos que cuando el té esté bien frio. Hoy en día podemos también aplicar una bolsa de té frio sobre los ojos bien cerrados :)

Y para continuar escribiendo, repondré mi vaso de whisky de atrezzo, el que contiene nada más y nada menos que unos centilitros de té frio.

¿Os había engañado verdad?

Así no olvidaré las palabras que debo escribir, ni cometeré más errores de la cuenta... este truco lo aprendí de los antiguos directores de teatro, los cuales llenaban las botellas de licor de los actores con esta delicada bebida rica en L-teanina y antioxidantes en vez del brebaje cargado de alcohol y alegría, muy mal amigo de la memoria y las funciones que se encargan de recitar y hacer comprensibles los versos.

Me imagino que antes de encontrar esta estupenda solución y dar el cambiazo a las botellas de los actores, los directores de cine se quedaban con el pelo blanco de tanto estrés, pero esto también es "solucionable" con el té, ya que si el último aclarado del lavado de pelo se hace con una infusión de té chino y salvia, podremos disimular un poco esas canillas al aire que de seguro más de un director era cómplice... Y al igual que podemos teñir ligeramente el pelo con el té, también podemos teñir prendas de encaje poniéndolas a remojo en una solución de té templado. Eso sí, el tinte solo dura un lavado, por lo que cada vez que lavemos los ropajes deberemos sumergir como tratamiento final las telas, cortinas o medias en dicha mezcla.

Y para limpiar los escenarios, palcos, butacas y todo lo que esté fabricado con madera barnizada... también podemos usar te frio, frotando suavemente con un paño empapado en la mezcla antes mencionada.

Y ya puestos, para aliviar los pies cansados de las limpiadoras de los teatros podemos llenar un barreño con una infusión de té frio a la que previamente se habrá añadido el jugo de un limón y un poco de sal.

Espero que no os hayáis entretenido demasiado tiempo leyendo este artículo y se os haya quemado la comida en la olla, de ser así no os preocupéis, respirad y pensar que todo tiene solución... Y en este caso utilizaremos de nuevo el polifacético té.

En primer lugar nos tomaremos una tacita de té endulzado con un poco de azúcar para pasar el shock, una vez nos sintamos más calmados, haremos lo siguiente: el te sobrante de nuestra reconfortante infusión lo verteremos en la olla añadiéndole algo de sal, la dejaremos estar durante al mínimo 24 horas y probaremos si es más sencillo quitar la costra negra formada por el descuido. Mientras tanto podemos abonar nuestras camelias del jardín con los posos del té, si no tenemos camelias hay muchas plantas de interior a las que el remedio les va igual de bien.





Fuentes:

Wikipedia

"El librito del amante del Té" - Isha Mellor
El cuerno de la abundancia
Editor: José J. de Olañeta

Quizás también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio