El secreto del cambio es centrar todas tus energías, no en luchar contra lo viejo, sino en construir lo nuevo.
Sócrates

El problema de los piratas

Navío pirata.
Bueno en realidad era un problema que afectaba a los marineros en general, no por ser pirata contraías la enfermedad del escorbuto

Los síntomas eran graduales, los primeros signos de la enfermedad son agotamiento y debilidad, esto es lo más suave, tras un periodo se produce sangrado de las encías, que se ablandaban lo que provocaba que los dientes se aflojasen; en casos extremos puede extenderse a los músculos de los brazos y las piernas, causar lesiones en las articulaciones, las venas, fiebre, etc.

Pero la causa en aquellos tiempos no era conocida y se solía acudir a la superstición, los barcos por miedo permanecían cerca del puerto y los que salían a alta mar estaban condenados, dando así más pie a creer en algo sobrenatural, porque al permanecer cerca de tierra, su alimentación era más variada e incluía un mayor número de vitaminas, además el escorbuto se cobraba más vidas que todas las batallas navales juntas, así que se tardó un buen tiempo en descubrir el porqué: era una avitaminosis producida por la falta de vitamina C.

Resulta curioso como se pueden confundir las cosas cuando parecen estar tan claras...

James Lind.
Pero un médico escocés perteneciente a la Armada británica, Royal Navy, fue el que se dio cuenta de todo esto. Su nombre era James Lind.

El mismo estuvo a bordo de varios viajes en barco que duraban entre 10 y 11 semanas, de unos 350 marineros solo 80 lograban sobrevivir, así que por el método de prueba y error se dispuso a encontrar la causa de este mal. En uno de sus viajes administro diferentes dietas a los marineros basadas unas en la ingestión de vinagre, agua de mar, nuez moscada, etc. Y a otros les dio una dieta rica en cítricos. Rápidamente se dio cuenta que los marineros que consumían tanto alimentos cítricos como los que tenían una dieta rica en verduras y frutas se curaban rápidamente del escorbuto. Así que convenció a su capitán para que diese a su tripulación una alimentación rica en, sobre todo, cítricos, estamos hablando de 1747; el problema fue que hasta 1789 no se tomaron en serio las investigaciones del doctor y para 1795, por fin en las armadas se contaba siempre con fruta fresca, sobre todo naranjas y limones, los barriles de chukrut también eran una buena opción. Asimismo se mejoraron  las condiciones higiénicas: ropa limpia para los marineros, fumigaciones y limpieza de la nave en general.

Fuente: Wikipedia.






Comentarios