Receta: albóndigas con tomate.

Las #albóndigas con tomate son uno de mis platos preferidos, después del arroz claro, pero que no suelo hacer mucho porque requiere de algo de tiempo y ganas. Las albóndigas se pueden acompañar con patatas fritas, patatas cocidas, arroz o pasta, a gusto del comensal.


Ingredientes:


  • Carne picada mezcla de cerdo y ternera (lo mejor es comprarla entera y que nos la piquen en la carnicería)
  • Un poquito de leche
  • Pan duro
  • 1 diente de ajo
  • Perejil picado
  • 1 huevo
  • Harina o pan rallado (lo que más os guste)
  • 1 cebolla
  • 2 ó 3 tomates grandotes
  • Guisantes
  • Vino blanco o brandy
  • Sal


Preparación:

Lo primero que prepararemos será la salsa de cebolla y tomate, para ello pondremos una cebolla grande picada en una sartén y la empezaremos a sofreír, como a la mitad del proceso añadiremos los tomates picados.

Mientras tanto, ponemos el pan duro a remojar con la leche, es mejor echar de poco en poco para que no nos quede demasiado mojado. Reservar.

En un bol grande mezclamos la carne picada, el huevo, el perejil y un diente de ajo que picaremos previamente.

Cuando el pan esté blandito y se pueda deshacer con facilidad lo añadiremos a los ingredientes anteriores, removiendo bien para que se forme una masa homogénea. Añadimos sal.

 Hacemos bolas con la mano del tamaño deseado, pero no muy grandes para que se hagan bien por dentro, a mayor tamaño más tiempo de cocción. Las rebozamos en harina o pan rallado, en mi caso usaré harina; por último las freímos en aceite para que se doren bien por fuera. Podemos poner las bolas ya fritas sobre papel de cocina para eliminar el aceite sobrante.

El sofrito que estábamos preparando para la salsa tenemos dos opciones, dejarlo tal como está o pasarlo por la batidora para que no haya tropezones. Después añadiremos las albóndigas y un chorrito de vino blanco y dejaremos que se guisen en su jugo.

Si la salsa no esta muy líquida podemos añadir un poquito de agua, pero sin pasarnos. 

Añadimos también los guisantes si son de conserva, si son guisantes del huerto, deberemos echarlos al principio del proceso o cocerlos aparte, el agua de cocción de los guisantes si no lleva sal es buena para regar las plantas una vez se enfríe.

Por último servimos en el plato acompañadas de los que más nos guste, ya sean patatas, arroz, pasta...

¡Qué aproveche!

El tiempo de cocción variará dependiendo del tamaño de las albóndigas y de la cantidad.



Te invito a que visites mi Índice de recetas.

Si te ha gustado la receta te animo a que la compartas en tus redes o a que me cuentes como las haces tú :)

Quizás también te interese...

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, si no fuesen tan laboriosas me pasaría el día entero comiéndolas.

      Besinos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Jijiji La verdad es que duraron bien poco :(

      Eliminar
  3. Recomendado el voto por Salma V.P, si es cierto que tienen muy buena pinta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que no pueda ofreceros una pequeña degustación... Gracias por comentar :D

      Eliminar
  4. Me encantan las albóndigas. La salsa de la tuya tiene pinta de ser de esas donde mojas una barra de pan sin despeinarte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, no se si por suerte o por desgracia jajaja Y posiblemente los guisantes y verduras fueran del huerto... ¡Así que barra y media! Estos platos son solo para ocasiones especiales ^_^

      Gracias por comentar

      Eliminar

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio