Propiedades del ajo - Más que alimentos.

El ajo, además de una especia usada en la cocina, lo podemos considerar como una planta medicinal, ya que ayuda a combatir determinadas enfermedades como pueden ser hongos, lombrices, artritis, reumatismo y estreñimiento, además tiene efectos antidiarreicos, aumenta la capacidad respiratoria, es un importante antibiótico natural y se le atribuyen cualidades preventivas contra problemas de hipertensión o incluso el cáncer gracias a sus sustancias antioxidantes.

Más que alimentos: el ajo, allium sativum. Propiedades medicinales y preventivas

El ajo es muy nutritivo, contiene:
  • Carbohidratos         
  • Grasas
  • Proteínas    
  • Niacina (Vit. B3)    
  • Ácido pantoténico (B5)    
  • Vitamina B6    
  • Vitamina C    
  • Calcio    
  • Hierro    
  • Magnesio    
  • Fósforo    
  • Sodio    
  • Zinc 
  • Otras sustancias químicas con cualidades terapéuticas.

El ajo se ha usado en la medicina tradicional para casos de bronquitis, aerofagia, dispepsias, amenorrea o diabetes. También para el tratamiento de callos, verrugas, otitis, artritis, artralgias, neuralgias o ciática.

Es una planta que se cultiva alrededor de todo el globo, aunque es originaria de Asia, pero podemos sembrarla en nuestro huerto si este tiene un clima templado o caluroso, aunque por regla general, para la formación de los bulbos no es muy aconsejable en zonas muy húmedas.


Ilustración de un hombre recogiendo ajos en un huerto procedente del manual medieval sobre salud y bienestar, basado en el Taqwin al‑sihha

Ilustración del manual de salud medieval Taccuinum Sanitatis - Fuente



Su valor medicinal se debe a los principios activos (sustancias químicas) que se encuentran presentes en el tejido de la planta y que producen un efecto farmacológico. Algunas de estas sustancias aún son desconocidas, pero otras han sido probadas y sintetizadas con éxito en los laboratorios, validando así algunas de las antiguas cualidades que se le atribuían en la medicina tradicional.

Contiene un compuesto llamado alicina, aliina o allacina, presente sobre todo en los bulbos, con propiedades antioxidantes y de prevención de enfermedades cardiovasculares, pero como comentábamos en una entrada antigua sobre los ajos puerros, este se destruye por la acción del calor y del oxígeno, así que lo mejor es añadirlo crudo a platos o aliños para aprovechar al máximo sus virtudes.

Existen en la actualidad numerosos estudios relacionados con las propiedades del ajo y de como preservar estos para la comercialización a gran escala, y aunque se pierde cierto porcentaje de determinadas sustancias al deshidratar la planta, el ajo seco o en polvo sigue conservando muchas de sus virtudes.
Los efectos antibióticos y antimicótico se atribuyen a la acción de la alicina que ha demostrado ser activa in vitro, contra Candida albicans, algunas especies de Trichomonas, Staphylococcus aureus, Escherichia coli, Salmonella typhi y S. paratyphi, Shigella dysenteriae, Vibrio cholerae, virus del Herpes simplex, de la Influenza; y hongos, principalmente dermatofitos y levaduras patógenas al hombre. Fuente 

Allium sativum Woodwill 1793.jpg
Ilustación de la planta del ajo, Allium sativum. Imagen de dominio público. Fuente.


El ajo contiene aceites esenciales, mucílagos, glucoquininas y germanio orgánico. Este último conocido gracias a las investigaciones de un ingeniero químico japonés Kazuhiko Asai que dedicó gran parte de su vida a  investigar este componente, un elemento escaso, desconocido y menospreciado antaño, pero que hoy, gracias a Kazuhiko, se considera fundamental para la salud. Y es que el germanio orgánico o germanio 132 oxigena y alcaliniza el organismo. Si queréis saber más sobre el tema os dejo un enlace a un documento de la revista discovery salud.

Ail p1040226.jpg
Ajos secos, por  David Monniaux - trabajo propio, CC BY-SA 3.0, Fuente


En medicina alternativa se combina con equinacea para tratar infecciones microbianas.

Así que ya sabéis, cada vez que utilicéis el ajo como condimento, adobo o aliño, acordaros de todas sus bondades y seguro que así os sabe mejor.


Por último adjunto unos refranes relacionados con el ajo que me han parecido curiosos:

Los ajos por navidad, ni nacidos ni por sembrar.

También por Nadal, el ajo en el bancal.

Tantos días como van de Enero, tantos ajos pierde el ajero.

Por San Pedro se arranca el ajo y se planta el puerro.

La cebolla arriba de la olla y el ajo abajo.

Ajo, ¿por qué fuiste tan ruin? Por que no me sembraste por San Martín

Fuentes:

"Cultivar la tierra" - Joaquín Araújo. Ed. Penthalon, 3ª Edición, 1985.

Quizás también te interese...

5 comentarios:

  1. Hola Marta! Me ha gustado mucho leer esta entrada del ajo. En Una Aspirina en la Alacena, también le dedicamos una entrada. Es un alimento que aporta un montón de beneficios y en España gozamos de una buena calidad del mismo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo, Marta. Deberíamos usarlo más. Ah, y me encantan los refranes. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas, lo tenía des-actualizado, era de los primeros que hice cuando empecé con el blog y como a lo largo de estos años he ido aprendiendo un montón de cosas... Pues que me he puesto a renovar artículos antiguos vaya!

    Es verdad que en España tenemos unos ajos estupendos y además se pueden cultivar en todas las regiones :)

    A mi también me encantan los refranes, pues contienen una sabiduría muy especial para quien esté dispuesto a escuchar :)

    Besinos

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Si, hay que ponerse al día y tengo un montón de artículos antiguos que lo están pidiendo a gritos :)

      Eliminar

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio